Feliz Año 2008
Menu
Secretarías
bullet Jefatura de Gobierno
    bullet Comunicación Social
bullet Consejería Jurídica y de Servicios Legales
bullet Contraloría General
bullet Cultura
bullet Desarrollo Económico
bullet Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades
bullet Desarrollo Social
bullet Desarrollo Urbano y Vivienda
bullet Educación
bullet Finanzas
bullet Gobierno
bullet Junta Local de Conciliación y Arbitraje del D.F.
bullet Medio Ambiente
bullet Obras y Servicios
bullet Oficialía Mayor
bullet Procuraduría General de Justicia del D.F.
bullet Procuraduria Social
bullet Protección Civil
bullet Salud
bullet Seguridad Pública
bullet Trabajo y Fomento al Empleo
bullet Transportes y Vialidad
bullet Turismo

Consulta el Sitio
Gaceta Oficial del GDF Niños

Programas de Población del Distrito Federal
2001 - 2006


Nivel Normativo
I. Fundamentación, Diagnóstico y Pronóstico
A. Antecedentes
1. Fundamentación Jurídica

La base jurídica del Programa de Población es:
a) Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en los artículos 25 y 26, conforman el fundamento constitucional del sistema de planeación democrática del desarrollo nacional;
b) Ley de Planeación artículos 9º, 16º, fracción III y 33;
c) Ley General de Población artículos 1° y 6º; d) Reglamento de la Ley General de Población artículos 7º, 9º y 31, y
e) Ley General de Asentamientos Humanos artículo 3° y capítulo tercero.

En el ámbito local, la legislación aplicable es la siguiente:
f) Estatuto de Gobierno del Distrito Federal artículos 3º, 4º, 5º, 6º, 11º, 67, fracciones XVI y XXVI, 69 y 70;
g) Ley Orgánica de la Administración Pública del Distrito Federal artículos 6º, 23, fracción XI y 39, fracciones X y XIII;
h) Reglamento Interior de la Administración Pública del Distrito Federal artículo 39, fracción II;
i) Ley de Planeación del Desarrollo del Distrito Federal artículos 5º, 7º, fracciones I, IV y VIII, 8º y 9º, fracciones I, II, III, V y VI. Las bases del Sistema de Planeación del Desarrollo del Distrito Federal se resumen en los artículos 13, 25 y 28, al establecer que dicho Sistema se organizará a partir del Programa General de Desarrollo del Distrito Federal, el cual será el documento rector que contendrá las directrices generales del desarrollo social, económico y del ordenamiento territorial de la entidad y del que se derivarán los programas sectoriales, así mismo los artículos 32, 33, 58 y 61 de la misma Ley, y
j) Ley del Desarrollo Urbano del Distrito Federal artículos 2º, fracciones IV, V, VI, VIII y IX, así como 3º, fracciones I y III.

En cuanto al acuerdo por el que se reforma el diverso por el que se crea el Consejo de Población los artículos aplicables son: Cuarto , fracción VI; Quinto, fracción I, numeral 4 y 5, fracción II, numeral 5 y 6 y fracción III, numeral 1 al 5. También, la planeación demográfica debe considerar las siguientes disposiciones legales, a fin de que la misma se encuentre dentro del marco jurídico, que garantiza el bienestar social integral de los diversos grupos de la población: Ley para Personas con Discapacidad del Distrito Federal; Ley de los Derechos de las Niñas y los Niños en el Distrito Federal; Ley de las y los Jóvenes del Distrito Federal; Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores en el Distrito Federal; Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar del Distrito Federal, y Ley de Participación Ciudadana del Distrito Federal.

2. Base programática

Conforme a la legislación vigente, el Programa de Población del Distrito Federal, está sujeto a los objetivos y prioridades de la Planeación Nacional del Desarrollo y al Sistema de Planeación del Desarrollo del Distrito Federal, en consecuencia, guarda congruencia con los siguientes programas:
a. Plan Nacional de Desarrollo.
b. Programa Nacional de Población.
c. Programa Nacional de Desarrollo Urbano.
d. Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2000-2006.
e. Programa de Ordenación de la Zona Metropolitana del Valle de México.
f. Programa General de Ordenamiento Ecológico.
g. Programa General de Desarrollo Urbano.

3. Delimitación territorial

El crecimiento urbano y la concentración de población prevaleciente en las últimas cinco décadas en el sistema urbano nacional, originan la necesidad del diseño de nuevas categorías territoriales para la planeación de las zonas metropolitanas. En el caso del DF, que es una entidad político administrativa sui géneris y en el aspecto territorial no constituye una forma urbana diferenciada, su crecimiento físico y demográfico ha rebasado sus límites administrativos, para formar una zona metropolitana.

La Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) formada por las delegaciones del DF, los municipios conurbados del Estado de México y de Hidalgo, es lo que se define como metrópoli. En un nivel mayor de agregación, se ha definido a la megalópolis, como un área que comprende a los municipios que integran las zonas metropolitanas de las capitales de los estados limítrofes al Valle de México, más la totalidad de los municipios que mantienen una relación funcional estrecha con la ciudad de México y los que se ubican entre las zonas metropolitanas que integran la corona regional de ciudades y el DF, además de las delegaciones del DF (DDF, 1996).

De acuerdo a lo anterior, la ciudad requiere de una nueva territorialidad que pueda dirigir la acción pública racional y coherente entre los diversos ámbitos territoriales y sus diversas representaciones que lo constituyen. Ante esta situación, el Gobierno del Distrito Federal (GDF) reconoce que toda problemática del DF, su zona conurbada con el Estado de México y la corona de ciudades debe abordarse bajo una visión integral. Es necesario metropolizar y regionalizar la problemática y las soluciones más importantes para la estabilidad del país. Toda acción independiente del GDF o del Gobierno del Estado de México nada más mitigarían los problemas, y no los resolverían de raíz.

También es importante reconocer que el origen y la solución de varios problemas se encuentran en el resto del territorio nacional, en consecuencia, las políticas del DF deben de estar inmersas en la lógica del desarrollo nacional. Así, el reto para el GDF en la formulación del Programa de Población es saber aplicar y dar prioridad a las políticas que permitan desarrollar y atender los enormes rezagos de la mayoría de la población, para lo cual es importante impulsar la política demográfica con una visión integral en diferentes niveles territoriales. Se proponen, entonces, los siguientes ámbitos:
a) Ciudad Global: Núcleo que se articula y organiza con la economía internacional.
b) Ciudad Nación: Núcleo de importancia en la economía nacional.
c) Ciudad Región: Territorio con ciertas características homogéneas, donde existen otros centros de población de diversos tamaños, espacios vacíos con usos no urbanos, todo esto comunicado con importantes carreteras. Este nivel nos permite conocer las tendencias de la metrópoli hacia la megalopolización.
d) Ciudad Metrópoli: Territorio formado por la continuidad del área urbana, en este caso constituida por el DF y municipios conurbados del Estado de México e Hidalgo.
e) Ciudad Administrativa: Territorio donde el GDF tiene atribuciones, en este sentido, todas las acciones y proyectos del programa de población se ejecutarán en este ámbito.
En cuanto a municipios se asume la delimitación realizada por el Programa de Ordenación de la Zona Metropolitana del Valle de México.

1. Distrito Federal (DF) formado por las 16 delegaciones: Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Benito Juárez, Coyoacán, Cuajimalpa de Morelos, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo, Milpa Alta, Tláhuac, Tlalpan, Venustiano Carranza y Xochimilco.
a. Ciudad central equivalente a Zona Centro, formada por las delegaciones: Benito Juárez, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza.
b. Primer contorno formado por la delegaciones: Azcapotzalco, Álvaro Obregón, Coyoacán, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa y Cuajimalpa de Morelos.
c. Segundo contorno formado por la delegaciones: Tláhuac, Xochimilco, Tlalpan y Magdalena Contreras.
d. Tercer contorno formado por la delegación Milpa Alta.

2. Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM) formada por las 16 delegaciones del DF y por los siguientes 34 municipios del Estado de México: Acolman, Atenco, Atizapán de Zaragoza, Chalco, Chiutla, Chicoloapan, Chiconcuac, Chimalhuacán, Coacalco de Berriozábal, Cuautitlán, Cuautitlan Izcalli, Ecatepec, Huizquilucan, Ixtapaluca, Jaltenco, Melchor Ocampo, Naucalpan de Juárez, Nextlalplan, Nezahualcóyotl, Nicolás Romero, Papalotla, La Paz, Tecámac, Teoloyucán, Teotihuacán, Tepetlaoxtoc, Tepotzotlán, Texcoco, Tezoyuca, Tlalnepantla de Baz, Tultepec, Tultitlán, Valle de Chalco Solidaridad y Zumpango.

3. Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) formada por las 16 delegaciones del DF, los 34 municipios de la ZMCM y los siguientes municipios: Amecameca, Apaxco, Atlautla, Axapusco, Ayapango, Cocotitlán, Coyotepec, Ecatzingo, Huehuetoca, Hueypoztla, Isidro Fabela, Jilotzingo, Juchitepec, Nopaltepec, Otumba, Ozumba, San Martín de las Pirámides, Temamatla, Temascalapa, Tenango del Aire, Tepetlixpa, Tlalmanalco, Villa del Carbón y Tizayuca del Estado de Hidalgo.

4. Corona de ciudades formada por las áreas metropolitanas de Tlaxcala, Puebla, Cuautla, Cuernavaca, Toluca y Pachuca.

5. Megalópolis integrada por la ZMVM y la corona de ciudades.


B. DIAGNÓSTICO
1. Dinámica y volumen de la población

La ciudad de México ha experimentado grandes cambios en los últimos 60 años: pasó de ser una pequeña mancha urbana a una gran metrópoli; las tasas de crecimiento de su población han sufrido grandes variaciones, pasaron de altas tasas de crecimiento a tasas bajas; de ser una entidad de atracción de población a una expulsora y se transformó en un centro económico importante que concentra servicios, infraestructura e industria. Esto ha sido producto de diversos factores, pero sobre todo, por la preeminencia económica, política y social que ha ejercido sobre el resto del país.

a. Etapas de crecimiento demográfico y urbano

La dinámica del crecimiento de la población del DF y su zona metropolitana se puede explicar en cuatro grandes periodos en el siglo pasado: primera etapa 1900-1930, formación y crecimiento de la ciudad central; segunda etapa 1930-1950, bases para el crecimiento metropolitano; tercera etapa 1950-1970, proceso metropolitano, y cuarta etapa 1970-2000, transición demográfica.

La primera etapa se caracteriza por incrementos de la población residente en el núcleo central. La población pequeña de 344.7 mil habitantes en 1900, crece un poco más de un millón en 1930. En términos generales, la característica de esta etapa es que el área urbana casi se circunscribe a los límites del área central, hasta que en 1930 la ciudad inicia su expansión hacia fuera del núcleo central (Unikel, 1978).

1930 es el inicio del segundo periodo de crecimiento demográfico y de expansión física del área urbana, la ciudad ocupa territorio de las delegaciones Coyoacán y Azcapotzalco, lo cual representa un proceso de desconcentración de comercios y servicios del centro a la periferia intermedia de la ciudad.
En la segunda etapa, la ciudad central pierde importancia con respecto al total de la población del DF, al declinar su participación del 83.7 al 69.4 por ciento de 1930 a 1950. En las delegaciones circundantes se manifiesta la expansión territorial con tasas de crecimiento más altas que el núcleo central. Mientras este último crecía a una tasa de 3.4 por ciento al año, entre 1930-1940, las siete delegaciones que rodeaban a la ciudad registraban una tasa de crecimiento de 5.4 por ciento anual. Esta diferencia es más marcada en los años cuarenta con tasas de crecimiento de 4.3 por ciento y 10.3 por ciento respectivamente (Garza, 1989).
Es importante señalar que en este periodo se promulga la primera Ley General de Población de México, en 1936, la cual establece que la población debe de aumentar con base a su crecimiento natural, es decir, realizar esfuerzos para disminuir la alta incidencia de la mortalidad y promover un mayor número de nacimientos. La evolución demográfica, tanto del país como de la ciudad de México, a partir de estos años sigue un curso ascendente, creando una etapa de expansión poblacional, que dura hasta 1970.
En la tercera etapa se acelera el proceso de concentración y crecimiento del área urbana que crearía la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM), la expansión del área urbana rebasa los límites del DF. Hacia el norte se ocupan los municipios del Estado de México, en 1950 Tlalnepantla; en 1960, Naucalpan, Chimalhuacan y Ecatepec, producto de la expansión industrial y económica del país y por la construcción de importantes obras de infraestructura.
El proceso de conurbación avanza, entre 1960-1970, siete nuevos municipios son incorporados a la ciudad: Netzahualcóyotl, La Paz, Atizapán de Zaragoza, Tultitlán, Coacalco, Cuautitlán y Huixquilucan. Estos municipios registran altas tasas de crecimiento anual (14.3 por ciento) lo que refuerza la importante participación del Estado de México en el proceso metropolitano, en 1970 su población representó el 20.5 por ciento del total de la población de la ZMCM. Además en este periodo se registran los mayores volúmenes de migración interna hacia la ciudad de México por la localización de una gran parte de nuevas industrias en la periferia norte.

En la cuarta etapa se presenta un progresivo descenso de las tasas de crecimiento en el DF, aunque en el nivel metropolitano continúa la integración de más municipios a la zona metropolitana, en el periodo de 1970 a 1980 el área urbana continua comprende las 16 delegaciones más los 17 municipios conurbados del Estado de México y sitúa en proceso de conurbación a otros 19 municipios.

En las dos últimas décadas del siglo se transforma el sistema de organización territorial, la ciudad real tiende hacia un tipo más avanzado de interrelación urbana, cuyo resultado será la formación de la megalópolis del centro del país. En este proceso existe un hecho importante: más de la mitad de la ciudad la comprenden los municipios conurbados.

La organización territorial se caracteriza por la suburbanización de importantes áreas y la integración de núcleos urbanos aislados. La dirección del proceso de conurbación marca el surgimiento de tejidos urbanos metropolitanos policéntricos y la consolidación de articulaciones regionales.

b. Dinámica de la población

El volumen de la población del DF no ha dejado de aumentar, aunque en la actualidad a ritmos más lentos. Durante la década 1950-60, colateral al fuerte desarrollo industrial que se experimentó en la entidad, se registró una elevada tasa de crecimiento poblacional, la cual representó una tasa de 4.8 por ciento en promedio anual. Lo anterior fue debido al incremento del volumen de 3'050,442 a 4'870,876 habitantes. Esta tasa de crecimiento fue mayor a la registrada a escala nacional para el mismo período (3.1 por ciento). De continuar con estas tasas de crecimiento la ciudad se hubiera duplicado en 14.6 años, lo cual significaría una mayor presión sobre los bienes y servicios existentes en la ciudad.

Hasta 1980, el DF continuó siendo la entidad que absorbía el mayor porcentaje de la población nacional. Si bien en 1950 el 11.8 por ciento de los habitantes del país residían en la entidad, para 1980 su importancia se incrementó a un 13.2 por ciento, lo cual significa que uno de cada diez mexicanos residía en el DF. (ver cuadro núm. B 1.1)
En contraste a lo ocurrido hasta 1980, entre la década de 1980-90 la capital del país experimentó un cambio demográfico drástico, ya que en ella se registró una tasa de crecimiento negativa de -0.7. En este período censal la ciudad disminuyó su población en 595,335 habitantes; no obstante, la población residente en 1990 en la capital del país, era superior a la población de países como Bolivia, Paraguay, Uruguay, Dinamarca, Irlanda, Noruega o Austria. Comparando su importancia dentro del contexto nacional, la población del DF era 1.4 veces mayor a la población conjunta de los estados de Baja California Sur, Campeche, Colima, Nayarit, Quintana Roo y Tlaxcala.

En 1995 la capital de la república tenía una población de 8'489,007 habitantes, con una tasa de crecimiento de 0.5 por ciento entre 1990-1995. Para el año 2000 la población alcanza un total de 8'605,239, cifra que la ubica en la segunda posición entre las entidades más pobladas y representa el 8.8 por ciento de la población total residente en el país, la cual registró 97'483,412 habitantes.
Al comparar la población del Distrito Federal en el siglo pasado, se aprecia que la población de esta ciudad se multiplicó por un factor igual a 15.9 entre 1900 y el 2000, cuando en el ámbito nacional la población lo hizo en 7.2; a nivel mundial la población aumentó en 3.7 veces y los países más desarrollados en sólo 2.2. Sin embargo, los incrementos de población se presentaron con diferente intensidad, mientras la población nacional a inicios del siglo XX tardó poco más de 50 años en duplicarse, la población del DF lo hizo en 30 años al pasar de 541,516 habitantes a 1.2 millones en 1930.

Posteriormente, debido a una alta natalidad, se observó un elevado aumento poblacional; con ello la población de 1930 se duplicó en un periodo mucho más corto de aproximadamente quince años. Si bien a partir de la primera mitad del siglo la población de la capital continuó aumentando, el ritmo de su crecimiento empezó a disminuir.

Lo anterior se confirma con las tasas de crecimiento ya que estas han decrecido considerablemente al pasar de 3.6 entre 1960-1970 a 0.4 por ciento anual, entre 1990-2000. Este comportamiento significa suponer una tendencia hacia la estabilización del crecimiento de la población de la entidad y de lo que los demógrafos llaman una transición demográfica: definida como el tránsito de altas tasas de fecundidad y mortalidad a tasas bajas.

El comportamiento demográfico experimentado en la entidad está en estrecha relación con su crecimiento físico. Este aspecto se observó cuando revisamos la expansión histórica sin precedente del área urbana de la ciudad capital. En 1990, en la Zona Metropolitana del Valle de México vivían 15'563,795 habitantes, de este total el DF concentraba el 52.9 por ciento y el resto los municipios conurbados. Para 1995 este porcentaje se incrementa en favor del Estado de México a 50.9 por ciento, en consecuencia esta ciudad redujo su participación a 49.1 por ciento.

Este fenómeno de metropolización ha venido hacer el funcionamiento administrativo económico y social de la entidad más complejo, ya que ha originado un uso permanente de la infraestructura comercial y de servicios instalados en la capital del país por parte de los residentes de los municipios conurbados, dando origen al surgimiento de la denominada "población flotante", la cual se estima en más de dos millones de habitantes diarios.

Aunque es importante el análisis metropolitano, es necesario ver el comportamiento demográfico a nivel delegacional, ya que el carácter heterogéneo de cada una de las jurisdicciones da una idea más precisa de las políticas y acciones por instrumentar en materia de población.

Mientras algunas delegaciones periféricas experimentaron fuertes tasas de crecimiento, las céntricas registraron una dinámica demográfica que se ha caracterizado en expulsar población de su territorio, debido a los cambios de uso del suelo, influidos por el sector inmobiliario. En el período 1970-80, las periféricas crecían a una tasa mucho más acelerada que la correspondiente al DF (2.5 por ciento); tales delegaciones son: Tlalpan, con una tasa promedio de crecimiento anual del 10.5 por ciento; Cuajimalpa de Morelos con 9.3; Iztapalapa 8.9; Tláhuac con 8.6 y Magdalena Contreras con 8.4 por ciento.

Simultáneamente, dos de las cuatro delegaciones céntricas continuaron presentando tasas de crecimiento negativas (Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo, con -1.2 y -1.7, respectivamente); además de que las otras dos delegaciones se incorporaron a este comportamiento expulsor de población (Benito Juárez y Venustiano Carranza, con -1.0 y -0.4, respectivamente).

En la década siguiente (1980-1990), observamos en la zona central la intensificación del proceso de disminución de su población (con tasas que oscilan entre -2.9 para las delegaciones Benito Juárez y Venustiano Carranza y -3.2 para Cuauhtémoc), pero además, se incorporan otras tres delegaciones periféricas que iniciaron la pérdida de población; o sea, experimentaron tasas de crecimiento negativas: Iztacalco (-2.4), Azcapotzalco (-2.4) y Gustavo A. Madero (-1.8). Esto hace suponer, que el despoblamiento de las delegaciones del DF adquiere un comportamiento concéntrico, es decir, las céntricas
pierden población y posteriormente se incorporan a dicho comportamiento jurisdicciones de anillos colindantes. (ver cuadro núm. B 1.2)

De acuerdo al Censo de Población y Vivienda del 2000, las delegaciones que más crecieron de 1990 al 2000 fueron las que están consideradas en el segundo y tercer contorno, con tasas de crecimiento anual por arriba del 2.4 por ciento: Cuajimalpa de Morelos, Milpa Alta, Tláhuac, y Xochimilco, así mismo, las delegaciones Iztapalapa y Tlalpan registraron tasas de 1.8 y 1.9 respectivamente. Por otra parte, continúa el proceso de expulsión de la población de la zona central, con tasas inferiores al menos 1.1 por ciento anual. Es importante resaltar que en el último lustro del siglo pasado, la delegación Coyoacán se incorpora a las delegaciones que pierden población. (ver mapa 3)

A manera de conclusión, el despoblamiento de las delegaciones centrales y de algunas intermedias, ha provocado un aumento acelerado de las periféricas, con la consecuente subutilización de la infraestructura y equipamiento existente y la especulación inmobiliaria en la ciudad central. Asimismo, en la periferia se presentan asentamientos irregulares en zonas de alto riesgo o en suelo de conservación, zonas importantes para mantener el equilibrio ecológico del Valle. A partir de mediados de la década de los noventa, el gobierno y la sociedad han tomado conciencia de esta problemática, sin embargo, una gran parte de la ciudad continúa perdiendo población, aquí es cuando la coordinación institucional al interior del GDF es importante para llevar a cabo una atención integral desde los sectores económicos, sociales, culturales, políticos y medioambientales.

 

 


GDF: Dirección de Política Poblacional
Consejo de Población del Distrito Federal
México • La Ciudad de la Esperanza


   
Menu
Equidad Gobierno del Distrito Federal
Escudo